lunes, noviembre 14, 2005

Viento en popa

Así empieza a ir la casa, a toda vela.

Ya no hacemos la compra a diario, ya tenemos menos cajas, empezamos a crear rutinas para todo lo cotidiano: planchra, limpiar la casa, etc, etc.

Parece que la casa ya no nos supera, y que le vamos ganando tiempo libre a los días y a los fines de semana. De momento ese tiempo lo utilizamos en relajarnos, y en dedicarnos un poco más a nuestras familias. Ya habrá tiempo de aburrirse.

El salón es la siguiente habitación que empieza a cobrar vida, esto funciona.

Hablo por mi, pero creo que ella se siente igual, ilusionada, y feliz.