lunes, febrero 01, 2010

Los Montes de Boadilla alias la Pitufada Mundial



Aquí estoy de nuevo con la crónica de una nueva pitufada.

Y es que último día del mes de enero se montó la mundial, 63 bikers (algunos cuentan que incluso más) nos juntamos para rutear la clásica de los montes de Boadilla que tan de moda han puesto Carlos y Cymru.

La cita era a las 9:30 en la rotonda del Tres Aguas, y tanto llevaba hablando yo de los Pitufos, de MTB Leganés, y del gran ambiente que reina siempre en estas rutas que hasta un compañero del curro se animó y se pegó el madrugón. Que tiene mérito bajar de Tres Cantos hasta Alcorcón a montar en bici. Lo que hace el vicio eh Pablo...

Después de juntarnos los Pitufos y MTB Leganés que partían de Polvoranca, arrancamos todo el grupo a las 9:45 dirección Boadilla por la Venta la Reina. Un par de caídas en el barro sin más problema y en un momento vemos al fondo el Palacio de Boadilla (malograda sede de la SGAE pese a quien le pese).

En la valla de entrada a Boadilla unos runners alucinan con el grupazo que hemos montado y cuando yo paso contaban 60 y alguno quedaba aún por detrás. De coña preguntaban por Jacks...

El monte estaba precioso con tanta lluvia y el terreno más o menos se aguantaba, algún apelotonamiento en las subidas, alguna fuga a lo Perico y me entero que hay un compi que viene con bici de ciclocross, con un par... de ruedas. Resulta que es subcampeón de España Masters 60 y 9º en el pasado mundial celebrado en Bélgica, casi ná.

Paramos a tomar la barrita de turno areagrupar la masa y a hacernos la foto de rigor. Carlos ha petado de las lumbares y Antonio se vuelve con el, creo que era una mera excusa para llegar pronto a la opcional y pimplarse la sagrada cerveza.

El grupo se reduce un poquillo y ahora seremos unos 40, charlas agradables, vistas impresionantes y algun tobogán divertidisimo, la gente con la que nos cruzamos sigue flipando con tanto biker seguido, ahora somos según algunos los azules contra rojos, perdemos los rojos dice un chavalín jejeje

En cada cruce alguien del grupo indicando el paso, con cada persona del final (esto lo se seguro porque siempre soy de los últimos) un experto conocedor del camino y así nadie se queda, nadie se pierde y todos disfrutamos.

Charleta con Rubén, tocayo que casi ve su empresa desde el camino, hablando de consultorías y consultores, de gerentes y gerifantes.

Un descenso que me acojona un poco recordando la caída del domingo, sale bien, me animo y recupero distancia con JF. La verdad que con el golpazo que me dí me siento muy bien, quien lo diría con el dolor de columna que tenía el martes, esta recuperación tiene nombre y apellido: Franck Mazé, el crack de la osteopatía.

Un par de cruces de las vías del tren ligero, rodeamos la ciudad del Santander y de vuelta a la cañada, ya se ve el cartel del Tres Aguas, pero aún queda la subidita de los... baches. Ya ando flojete y como siempre alguien al lado animando y alentando las ultimas pedaladas, asfalto final y veo el coche.

44km en 4 horas, terreno pesado, clima perfecto y todos sonriendo. Como siempre de 10.

Como anécdota nos cruzamos con Aznar, sin bigote, y flaco, pero era el.

Track desde tres Aguas: Track

Otras crónicas: