lunes, julio 26, 2010

Segundo Asalto al Carro del Diablo



Desde hace una semana llevábamos barruntando en el curro esta ruta.
Alf no había salido por la sierra en bici nunca, y Santi creo que tampoco, así que me parecía un lugar ideal para su bautismo MTBero de verdad.

El Carro del Diablo con sus 10km de subida con una media del 10%, la pista firme y la sombra, me parecieron una buena idea. Que mejor que estrenarse donde yo me enganché a esto del MTB en grupo.

Así que el lunes les pasé el track, y ya estuvimos toda la semana hablando del sábado, de cuanta agua llevar, de la comida, de a que hora quedábamos... Como críos...

Así que a lo tonto llegó el viernes por la noche, porque si, estás rutas ya empiezan el viernes por la noche, preparando la mochila, revisando la bici, colocando la ropa, zapatillas, todo para el día siguiente, y como no durmiendo mal por los nervios.

Madrugón, suena el despertador 6:30am, a levantarse, ducha, vestirse, desayunar, recoger los últimos detalles, y salir zumbando, pequeño problema con el hielo jejeje, pero nada grave. Salimos a buscar a Alf.

7:40am estoy en la puerta de la casa de Alf y no está por ningún lado jejeje, le conozco como si le hubiese parido, seguro que ha subido y bajado al cuarto 15 veces. Ya viene, guardamos su bici y nos ponemos en marcha hacía Rascafría, punto de partida de la ruta. Avisamos a Santi que vamos un pelín retrasados.

En la carretera ningún problema, el verano es lo que tiene, que se queda Madrid vacío. Así que a las 8:40am estamos ya en Rascafría, sacamos las bicis del coche, montamos las ruedas, ayudamos a Santi con un pinchazo y con el freno trasero y nos ponemos en marcha.

Y aquí empieza mi odisea, al principio voy de lujazo, pero cuando salimos del pueblo, tomamos la pista y comienzan las rampas, la bestia parda de Santi, pim pam pim pam, a marcar el ritmo. Yo no respiro bien, me veo flojo flojo de piernas, muy flojo y a las 4km reviento. Santi baja a buscarme, me paro unos segundos, como un plátano, a ver si es que no he desayunadfo bien, bebo un poco de agua y nada más revasarnos otros bikers a buen ritmo, continuamos otro ratito, a Alf no se le vé, y yo sigo yendo demasiado mal, pulsaciones a 180, al final vemos como ALf baja a buscarnos. Sin estos dos cracks te juro que me doy la vuelta. Que bien van los dos.

Se que pronto hay un mirador, y me animan a seguir, por fin el mirador, allí están los bikers de antes haciendose fotos. Vienen de Vitoria todos los años a hacer una semana de rutillas por Madrid. Un poco de charleta, foto y nos ponemos en marcha de nuevo. Más rampas duras, esto no relaja ni un segundo la madre que lo parió que mal voy, "no vas mal, no hay dolor, a sufrir..." eso son palabras de ánimo jejeje. Al final otro par de parones más uno de ellos muy muy duro. Y por fin me encuentro, llevamos 8km y empiezo a sentirme mucho mejor, ya he encontrado mi ritmo, mi diésel. Por fin, porque 35 km sufriendo desde el 4 como que no.

Tiene que quedar poco para llegar al Carro, llegamos al corral donde está el puesto de bomberos, ahora toca un poco de falso llano, una subidita más y ya aparece el carro. Por fin!!! Hemos llegado, menuda paliza en 10 km. Pero estoy muy muy muy contento, y muy orgulloso de mis compis, sin ellos no habría subido hoy. El efecto Conan aparece, y Santi se convierte en la cabra humana, y en un plis plas, esta subido a lo alto del pedrolo. A ver como bajas ahora :P

Aún no he hablado de como estaba el campo, todo verde, los robles muy frondosos, muchísima sombra, temperatura más o menos agradable para las fechas que son, y una invasión de mariposas, de todos los tamaños formas y colores. Ninguno de los tres habíamos visto cosa igual. Debe ser semana de eclosión...

Fotos de rigor, pequeño avituallamiento, y comienza el descenso, al principio moderado, a ver como responden los chicos en la parte más técnica, al fin y al cabo ellos son hoy mi responsabilidad no quiero desgracias. Después la cosa se va animando y empiezo a zumbarle un poquillo, en algún tramo pillamos buena velocidad, y disfrutamos de lo lindo. La pista es ancha, firme, sin roderas sin piedras, y sólo dos curvas chungas, que llevo señaladas en el GPS, así que cero problemas.

Comienza uno de los Marek repechillos, y nos tenemos que parar porque hay unas vacas cruzando el camino. Ala venga, cruzamos, y seguimos, otro par de repechillos, un poco más de descenso y llegamos al monumento al agente forestal. El un claro ne el bosque con un monolito y unas vista de toda la sierra preciosas, además el día está muy claro y sin bruma. Se ve el embalse del Lozoya, Rascafría, El Paular, Peñarala, El pico de Los Pajaros, Malangosto... Un lujazo.

Regresamos a la pista y un par de km más de descenso y la famosa curva que la vez anterior nos saltamos. Gracias Marek por el aviso y por el track, que yo ya me iba to flipao recto jejeje

Digamos que ahora empieza la parte menos pistera y más de senderos por el arroyo Angostura, pero miro el cuenta y nos faltan 17km aún, esta parte es mas técnica y disfrutona, con otro par de repechos largos que ya hago bien bien de piernas, de mis compis no hablo, porque los dos siguen frescos como una rosa, vaya par de máquinas. Que miedo...

Cruzamos la carretera y ahora si que es sendero, sendero, mucho más técnico, el track un pelín confuso en esta zona,pero al final con intuición y preguntando te vas apañando. Y íbamos tan bien tan bien, y el sitio era tan bonito que Santi se quiso comprar una parcelita al lado de un sendero, eh? :P Caída sin consecuencias, gracias a que no lleva pedales automáticos. Seguimos de aventura por los senderos, arroyos, puentes de madera, la zona está muy levantada de piedras por las máquinas de mantenimiento del bosque , que han pasado por aquí y han levantado mucho el camino.

Ahora estamos otra vez un pelín perdidos, así que decidimos después de vacilar, vadear el río, coger una pista más fácil y regresar por la carretera los últimos kilómetros. Santi, como buen montañista se quita el calzado, lo ata se lo pone al hombro y a cruzar, Alf y yo con calzado y todo, hasta la otra orilla del Lozoya, que viene bien fresquito jejeje.

Encontramos la carretera por una zona de recreo, que a estas horas ya está a tope de gente, huele a tortilla y filetes empanados, vamos rápido hasta los coches que me muero de hambre. Tramo de carretera con poco tráfico, pero como siempre el típico imbécil que se cree que es suya, como no con un coche de chulo, adelantándonos en continua en curva sin visibilidad, ole tus huevos, necio.

El Paular a nuestra izquierda, ya no queda nada, un par de kilómetros más de carril bici segregado del tráfico, y por fin en los coches. Preguntamos a un par de personas un sitio para comer y acabamos en la terraza de "Restaurante Conchi".

Ahora empieza lo bueno chicos!!! Pedazo de opcional, jarras de cerveza SIN, que hay que conducir, ensalada, chuletones de kilo (literal). Todo riquísimo, un sabor estupendo, jugosos, tiernos, tremendo. Los postres brutales también. Que pasada de comida, ha estado de lujo. Rememoramos la ruta, echamos unas risas, y hacemos memoria de los momentos chungos... No ha habido percances físicos, ni mecánicos, hemos disfrutado de la Sierra, hemos hecho deporte y hemos comido como reyes, que más se puede pedir?

La frase del día "Esto hay que repetirlo" Buena señal no?

Guardamos las bicis en los coches, y a casa. Como detalle la bici de Alf se estropeó al dejarle en su casa, una cosa muy rara. Y yo perdí el cadenciómetro por el camino. Habrá que comprar otro imán.

Otros detalles:

- Fotos de Rubén
- Fotos de Alf
- Track en Wikiloc
- Track detallado en Garmin Connect