lunes, diciembre 12, 2011

Entre la niebla

Hacía tiempo que no pasaba tanto frío encima de la bici, y no es que mi nueva equipación de SKINS no cumpla su cometido ni mucho menos, es que se juntaron dos circunstancias adversas, tres grados de temperatura y una humedad brurtal debido a la espesa niebla que me acompañó durante todo el entreno.

El objetivo de esta semana era probarme y ver si mejoraban los dolores de espalda, así que mi entrenador me había marcado unos estiramientos, y una rutita con la flaca de 2:30 a bajas pulsaciones, para irnos volviendo a encontrar.

Al final y después del madrugón, sólo pude hacer 2:10 de bici, primero porque calculé mal la ida y la vuelta, a la ida hice 1:22 y a la vuelta 58 minutos, parece que no pero el carril siempre tira hacia arriba yendo hacia Colmenar; y segundo porque como a la vuelta tenía que apretar un poco más las pulsaciones, y estaba congelado y con ganas de llegar al coche, pues decidí acortar un poco el entreno.

Me equivoque con la primera capa de ropa, a la próxima camiseta térmica. De todos modos el cuello, las gafas, lo que llevaba en los bolsillos de la chaqueta... todo acabó empapado por la humedad, así que frío hubiese pasado de todos modos.

Quitando el frío, sensaciones buenas, intenté aumentar la cadencia, y mejorar la postura en la flaca, y parece que nos vamos llevando mejor la francesa y yo. Por lo demás uno de esos días en los que vuelves a casa, y mientras te estas duchando con el agua hirviendo piensas "que frío he pasado, como mola la bici... (y que zumbado estoy)"