lunes, octubre 31, 2005

Como han cambiado los domingos

Llegué a casa a eso de las 11 de la mañana. Era la primera noche que no dormíamos juntos desde hace un mes, y la echaba mucho de menos.

Aunque la causa para estar separados era buena, estuve en las bodas de oro de mis abuelos, que grandes, lo pasé genial.

Volviendo al tema del post, como decía los domingos me han cambiado, ya no hay prisas, ni agobio ni nada. Parece que cunden más, porque desde las 11 de la mañana hasta las 9 de la noche que salimos a cenar por ahí para celebrar que era 30, nos dio tiempo ha hacer mil cosas en la casa, nos pudimos dedicar un rato a nosotros, estuvimos, muy relajados la verdad.

Ella tenía la sonrisa de "Soy feliz sabes?". Es una sonrisa contagiosa, calma, limpia. Enamora con mirarla, así que si eres el receptor, o el causante de la sonrisa no te quiero ni contra como te sientes.