jueves, febrero 09, 2012

Desestresando

Al igual que hay veces que no tienes ganas de entrenar, no se sabe muy bien porque razón, desgana, agobio por los plazos, falta de resultados... otras veces necesitas entrenar si o si.

Ayer era uno de esos días, llevo una semana bastante dura de trabajo, con muchísimo lío, con varios frentes abiertos, y encima me fuí a casa sin descubrir un error con el que estuve pegándome más de dos horas, resultado: estaba que me subía por las paredes.

Llegué a casa, bañamos al peque (ese momento es un imprescindible, se ha convertido en mi rato favorito del día), y me lancé encima del Bkool.

Repetía la sesión del martes pasado de potencia y sudé todo el estrés, todo el agobio y toda la tensión acumulada durante la semana. El deporte es un buen chute, una gozada. Bajé del potro más suave que un guante.

En lo meramente deportivo las sensaciones pensaba que eran mejores que el martes pasado, sin embargo revisando los datos las series de potencia fueron más o menos igual, moví los mismos watios, aunque las pulsaciones se me fueron un poco y recorrí menos distancia:
 

Intervalo Tiempo Distancia Velocidad media FC media Cadencia de pedaleo media
 16 10:00.0 1.73 10.4 157 84
 18 10:00.0 1.73 10.4 156 84
 20 10:00.0 1.73 10.4 161 85

Yo ya no se que pensar del velocímetro del Garmin, porque me tiene muy mosqueado, como puede ser que moviendo los mismos watios, con la misma cadencia que la semana pasada (eso significa mismo desarrollo) con la misma pendiente del 4% recorra 1km... me lo explique... Y de hecho los detalles de la sesión en Bkool me confirman que hice prácticamente los mismos kilómetros en total 21,37 contra 21,4.

 Aquí un pantallazo del Bkool:



Y aquí los detalles del Garmin Connect: